Fue el 3 de enero del año 1800 cuando el barón Alejandro Von Humboldt, quien había llegado a Caracas en noviembre de 1799, el explorador alemán -a quien Bolívar distinguiese a lo largo de su vida con alta amistad-, realizó la primera ascensión a la silla de Caracas, en el Waraira Repano, en compañía de su fiel e inseparable colega Aimé Bonpland. 

La tradición recoge que el sabio permaneció hasta bien entrada la tarde de ese día en el bosque montañoso, expresándose al bajar con gran satisfacción del paisaje warairareparense. Dato muy importante es que la excursión de Humboldt al cerro guardián de Caracas, fue la primera registrada en la historia de esta ciudad.